Plagas en tomates

Cómo combatir la Tuta Absoluta

 

Tuta absoluta

 

Esta plaga de origen latinoamericano está presente en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela, pero no aparece por encima de los 1.000 metros de altitud, ni en zonas de temperaturas bajas, ya que la temperatura es un factor limitante para su supervivencia. Se introdujo en España (Levante) en 2006. Desde entonces se ha propagado con facilidad, siendo un gran perjudicado el tomate intensivo de la zona Sur de España. Un año más tarde también apareció en Marruecos y Argelia. A finales de 2008, la plaga afectó a cultivos de tomate en el Sur de Francia, Italia y Túnez. El servicio Holandés de protección de plantas también ha detectado la polilla en algunos centros de envasado que procesan tomates en rama importados de España.

Afecta a todas las solanáceas siendo su preferido el tomate, aunque también afecta a la patata, la berenjena (solanáceas solanum) y en menor medida el pimiento (solanaceas capsicum).

 

Cómo evitar que la tuta absoluta invada tus tomateras


La tuta absoluta no tiene un tratamiento sencillo, ya que para controlarla tenemos que:

1. Evitar que la polilla llegue a la tomatera a poner los huevos.
2. Tratar las larvas cuando eclosionan, que son las que generan el destrozo.

El problema de la mayor parte de tratamientos para la tuta es que sólo atacan la larva, cosa muy lógica si tenemos en cuenta que es la que destroza el tomate. Pero esto que implica que la plaga ya está bien establecida y como siempre dice Raúl, el experto en bichos de Plantea, la prevención es la clave de todo buen tratamiento.

Por eso es importante prevenir la llegada de la polilla en el tratamiento de la tuta.

CICLO

De alto potencial reproductivo (pueden llegar a las 12 generaciones al año), los adultos son de hábitos nocturnos mientras que durante el día se esconden entre el follaje. La hembra efectúa su puesta en el anverso de las hojas de forma aislada, pero también se pueden encontrar en otros órganos de la planta. Una hembra pone entre 40-50 huevos durante su vida, llegando en algunas ocasiones hasta los 260 huevos.

La vida de la hembra es de alrededor de 2 semanas y el de los machos de 1 semana.

La temperatura mínima de actividad es 9°C.

ASPECTO

HUEVOS

Los huevos son cilíndricos, de color blanco crema a amarillo, mide 0,4 mm de largo por 0,2 de diámetro y suelen depositarse en el envés de las hojas jóvenes, nervios o margen del tallo. El huevo se torna oscuro cuando está a punto de eclosionar.

Este insecto es un minador, es decir crea galerías dentro de la planta cuando se alimenta. Los puntos negros que podemos encontrar en frutos y tallos son el punto de entrada de la oruga, a partir del cual la oruga comienza a hacer las galerías. Estos puntos los podemos encontrar tanto en hojas, tallos y en los frutos. De esta manera es como la tuta absoluta debilita a la planta, impidiendo su crecimiento y desarrollo a la vez que los frutos afectados se marchitan y se pudren.

La tuta absoluta pasa por varios estados a lo largo de su ciclo de vida, de los que destacaremos dos formas:

  • Oruga: es la fase inmadura de la plaga y quien mina hojas, tallos y frutos para alimentarse.
  • Polilla: es la fase adulta de la plaga, no causa daños directos a la planta, pero si indirectos, ya que cada polilla hembra puede llegar a depositar más de 260 huevos, de los que saldrán 260 orugas nuevas con un hambre voraz.

huevos

  • LARVA Los huevos se transforman en oruga, que crece en galerías en la hoja, tallo o fruto y sale al exterior para pupar, normalmente en el suelo.Este es el momento donde la plaga perjudica en mayor medida al cultivo y donde se hace más difícil su eliminación con los tratamientos habituales.Las larvas pasan por cuatro estadios larvarios de 1mm a 8mm de longitud de cabeza marrón oscuro mientras su cuerpo va variando de color crema a verdoso con manchas rosadas en el dorso y una línea negra detrás de la cabeza a partir del segundo estado larvario.

    Entre las fases de muda larvaria, las orugas salen temporalmente al exterior de las galerías de las hojas o frutos.

20160728fotos-tuta-absoluta

¿Qué tratamiento utilizo con la tuta absoluta?

Para combatir la tuta absoluta de forma eficaz debemos tratar las orugas y las polillas de forma diferente y de la siguiente manera:

Para las orugas usaremos bacillus thuringiensis, un granulado que debe disolverse previamente en agua, que en contacto con la plaga causa su pérdida de apetito al dañar el sistema digestivo de la oruga. En otras palabras, las orugas se alimentan minando sin cesar a la planta dejarán de hacerlo de forma inmediata, reduciendo y minimizando así los daños.

Para la polilla el tratamiento más adecuado es el aceite de neem, al cual la polilla es sensible. Como ya he comentado antes la polilla no causa daños directos sobre la planta, pero es interesante eliminarla para que no deposite huevos de los cuales salgan nuevas orugas. En una año la tuta absoluta puede llegar a las 12 generaciones, si a ello sumamos la gran cantidad de huevos que ponen, tenemos una población potencial de orugas hambrientas impresionante.

Os dejo dos de los productos que yo tengo ahora mismo es el mismo Bacillus aunque de diferentes casas uno lleva más concentración que el otro y el Aceite de Neem pero hay muchas marcas comerciales yo suelo comprar el mas barato cerciorándome que son el mismo producto el nombre me da igual, quede claro que ninguna marca me paga nada para hacer promoción.20170421_120201

Método de preparación y aplicación

Tanto el bacillus thuringiensis como el aceite de neem son tratamientos ecológicos que deben diluirse previamente en agua y posteriormente pulverizados con un vaporizador o una mochila pulverizadora, según las necesidades de cada uno. Las dosis a utilizar variarán según el tipo de tratamiento que queramos aplicar, ya que no necesitamos la misma cantidad de producto para evitar la aparición de la plaga que para combatir una plaga de polillas del tomate ya establecida. En el siguiente punto os diremos cuales son las dosis recomendadas según tratamiento y estado de la plaga.

Consejo: ambos tratamientos es conveniente aplicarlos en las ultimas horas de luz del día o primeras horas de la mañana. Las orugas y las polillas son muy activas por la noche, aplicando el tratamiento en sus horas de mayor actividad causará un mayor contacto del producto con la plaga antes de que empiece a degradarse por factores ambientales como la radiación solar.

Cómo y cuándo utilizar el tratamiento

Si has sufrido con anterioridad los efectos de la tuta absoluta en tus cultivos o quieres reducir las posibilidades de que ocurra, la mejor forma de hacerlo es con un tratamiento preventivo.

Tratamiento preventivo para la tuta absoluta

Aplicaremos tanto el bacillus thuringiensis como el aceite de neem sobre las tomateras cada 14 días, evitando que los primeros individuos que lleguen al cultivo no logren desarrollarse.

Dosis a utilizar en el tratamiento preventivo:

  • Aceite de neem: 1,5 ml por litro de agua.
  • Bacillus thuringiensis: 1 gramo por litro de agua.

De que te has querido dar cuenta la tuta absoluta ya es la dueña y ama de tus tomateras, en los frutos ya aparecen esas manchas negras provocadas por la entrada de la oruga. ¿Qué hacemos en este caso?

Tratamiento con la plaga ya establecida

El tratamiento es muy similar al preventivo, con la diferencia de la periodicidad y cantidad de aplicación de bacillus thuringiensis. Lo recomendable es aplicar el tratamiento cada 7 días, si en este periodo percibimos una mejoría mantendremos el periodo de aplicación de 7 días, de lo contrario, si observamos que la plaga persiste aplicaremos el tratamiento cada 4 días.

Dosis a utilizar en el tratamiento con plaga establecida:

  • Aceite de neem: 1,5 ml por litro de agua.
  • Bacillus thuringiensis: 2 gramos por litro de agua.
  • He podido ver comparando varios productos que hay que fijarse en la concentración en los dos productos de bacillus que os puse mas arriba uno lleva mas concentración que el otro por lo tanto es importante leer las indicaciones del fabricante no deis por echo que es lo mismo.
  • Por el momento es el único tratamiento con unos resultados óptimos no erradica la plaga pero ayuda a sujetar un poco.
  • Otro producto que podemos usar conjuntamente son las feromonas

Herramienta imprescindible tanto para la monitorización de poblaciones como para técnicas de captura masiva.

Las feromonas son compuestos químicos que utilizan los insectos para comunicarse. La síntesis química de las feromonas de un insecto concreto permite influir en su comportamiento, como por ejemplo provocando la atracción de machos con feromonas de tipo sexual.

Para la conservación de su capacidad de difundir la feromona química, se recomienda conservar en fresco si se va a usar en el corto plazo o bajo congelación si se utilizará pasados varios meses esto último suelo hacer yo las pongo en el congelador y si me sobra alguna de un año a otro me sirve, como podéis ver las uso con esta trampa de mas abajo que fabricó con una botella de las de agua de 5 litros esta es del año pasado y podéis ver como al rato de ponerla tenía ya varias atrapadas es la única forma de saber si tenemos o no este bichejo rondando en nuestros huertos de lo contrario cuando no sabríamos que esta presente hasta ser tarde y estar ya infectados nuestros frutos.

Otros consejos para tratar la tuta absoluta

Desde el primer momento que la plaga haga acto de presencia en los cultivos procederemos a la eliminación manual de las partes afectadas. Eliminar las hojas, tallos y frutos afectados nos ayudará a mantener a este insecto a raya y evitar su propagación.

Si tenemos un compostador, evitaremos a toda costa compostar las partes de la planta que hayamos eliminado, de lo contrario favorecemos su propagación.

Combatir los hongos de la huerta de manera natural y ecológica

Combatir los hongos de la huerta.

Combatir los hongos de la huerta

Cola de caballo

Los hongos del huerto son un problema muy habitual.

Aquí van algunos consejos y técnicas para prevenirlos y combatirlos si aparecen.

Acciones preventivas

No es lo mismo luchar contra insectos que podemos ver y muchas veces eliminar manualmente o “capturar” que acabar con seres microscópicos como los hongos.

Por eso tu principal objetivo debe ser que no lleguen a hacer enfermar a las plantas de la huerta.

Para prevenirlos algunas de las medidas que podemos tomar son las siguientes:

– Mantener un sustrato sano y fértil incorporando cuando sea necesario fertilizantes como humus de lombriz, compost (enriquecido con preparados de ortiga y/o cola de caballo contribuye aún más a la “salud” del suelo y a evitar la propagación de los hongos por la planta) o fertilizantes ecológicos como el purín de ortiga.

– Rotación de cultivos. Es una de las prácticas básicas del cultivo ecológico por los beneficios que aporta, entre ellos evitar la proliferación de enfermedades.

Básicamente consiste en hacer varios grupos de plantas similares o relacionadas entre sí y cultivar cada uno en un área o recipiente diferente intercambiándolos cada año.

  •  Favorecer la aireación entre las plantas para evitar que la humedad traiga la aparición de hongos.
  •  Manejar adecuadamente el riego y el drenaje: no aplicar riegos en exceso y realizarlos preferiblemente por la mañana (para que de tiempo a que las plantas se sequen durante todo el día), de forma que no aumente la humedad del ambiente..
  •  Liberar en el suelo poblaciones de hongos competidores de los principales causantes de enfermedades (mildiu, oidio…).

Plantas que nos ayudan a luchar contra los hongos

COLA DE CABALLO (Equisetum arvense)

cola_de_caballo

Es una de las plantas más efectivas contra los hongos del huerto. Pueden usarse preparados a partir de ella con el objetivo de prevenirlos o de debilitar la plaga.

Estas operaciones son aptas también para las infusiones y decocciones de otras plantas, como las que veremos luego.

  • Operaciones preventivas:

Aplicando regularmente cola de caballo al suelo conseguimos que esté más protegido y por lo tanto tenemos menos posibilidades de que los hongos, que es en el suelo donde viven y se desarrollan, pasen a nuestras plantas.

Si esta no es tu primera temporada cultivando el huerto y en otras cosechas has observado que hay algunas zonas en las que tus plantas han sufrido enfermedades,  será muy importante que realices tratamientos preventivos de este tipo, sobre todo en esos lugares.

– En otoño e invierno (cuando aún no hemos plantado nada): tratar periódicamente el suelo con una DECOCCIÓN O PURÍN DE COLA DE CABALLO pulverizando sobre él.

Se aconseja usar unos 30-40 litros por hectárea, lo que, en una huerta de 20 metros cuadrados por ejemplo, equivaldría a pulverizar 60-80 ml del preparado en toda la huerta.

– Antes de la siembra: desinfectar los semilleros y el sustrato pulverizando la decocción, o la mezcla de ésta y de una infusión de tanaceto (planta que también se usa para elaborar remedios caseros ecológicos) en una proporción 2:1 (2/3 de cola de caballo y 1/3 de tanaceto).

Otra opción que contribuirá a que las plantas crezcan más sanas y con más vigor es mezclar la decocción de cola de caballo con purín de ortiga.

– Antes o después de un trasplante o un repicado: es conveniente pulverizar las plantas (muy aconsejable en tomates).

– Durante el cultivo: pulverizar cada 10-15 días los cultivos (en especial los que son más sensibles a ataques de hongos).

Purín de cola de caballo: El preparado debe hacerse con un litro de agua y medio kilo de cola de caballo fresca o bien 250 gr. de cola de caballo seca.

Esta se hierve a fuego lento durante media hora. Una vez frío, filtrar y dejar reposar unos pocos días, hasta que aparezca un olor desagradable.

Diluir añadiendo 5 litros de agua y almacenar para su aplicación (almacenamiento máximo: 2 semanas).

Decocción de cola de caballo: hervir 50 gramos de cola de caballo seca (o el doble fresca) en 5 litros de agua durante una hora.Dejar reposar, colar y usar diluida al 20%.

Tratar la enfermedad

Si los hongos aparecen habrá que actuar tan pronto como sea posible; en cuanto veas los primeros síntomas deberás pulverizar con la decocción o con el purín de cola de caballo (o usar otro tratamiento ecológico), tan frecuentemente como sea necesario, y durante toda la duración del cultivo.

Lo ideal los primeros días es tratar de 4 a 8 días seguidos, hasta que el ataque remita un poco.

En periodos húmedos no hay problema con aplicar las soluciones sobre las hojas, pero no es conveniente hacerlo cuando el tiempo es cálido y seco.

ORTIGA

ortiga

Esta planta refuerza el vigor y la salud de las cosechas, por lo que preparados a base de ortiga, al igual que otros productos fitofortificantes, colaboran en la prevención y erradicación de enfermedades producidas por hongos.

La ortiga es más efectiva que la cola de caballo para los hongos que normalmente se desarrollan a humedades no muy altas, como el OIDIO.

Purín de ortigas: 20 Gr de ortigas secas o 100 gr de ortigas frescas (se dejan secar z la sombra hasta que los troncos de las ramas no principales estén secos, lo cual puede tardar alrededor de 10 días), 1 Litro de agua sin cloro / Agua de lluvia, 2 Litros de agua corriente (con cloro), Colocamos la ortiga en un balde con agua en un lugar aireado y que no reciba sol en ningún momento, removiendo de 1 a 3 veces por día durante aproximadamente 10 días, además colocamos un trapo en forma de tapa por el que pasa el aire fácilmente, para evitar que caigan bichos.

Finalmente filtrar muy bien para que no se tape el pulverizador. Se debe utilizar cada 15 o 20 días a la mañana, de esta forma también se protege a la planta de los ácaros.

Si los ácaros invadieron la planta aplicar cada 10 días con un pulverizador.

AJO

Ajos

Ajos

Caldo de ajo: dejar macerar 100 gramos de ajo pelado y picado en dos cucharadas de aceite durante una noche. Después mezclar con un litro de agua. Para su aplicación diluir al 5%.

OTROS PREPARADOS PARA LUCHAR CONTRA LOS HONGOS

Bicarbonato sódico, jabón de potasa, azufre (azufre en polvo, caldo bordelés), infusión de manzanilla o infusión de cebolla.

Principales enfermedades que afectan a las plantas

Principales enfermedades que afectan a las plantas.

 

Las plantas son atacadas principalmente por multitud de hongos.

Entre las más importantes tenemos:

Oídio:

oidio-en-tomates
Es una de las enfermedades habituales de las plantas.

Surge en primavera pero sus efectos pueden prolongarse durante el verano o en otoño.

Se trata de una enfermedad fúngica que cubre las hojas, los frutos, las ramas o los brotes con una pátina de polvo blanco.

Esta enfermedad produce el retorcimiento de las hojas, la deformación de los brotes y la falta de floración.

Poco a poco, la planta se va debilitando y termina por morirse.
Pulverizar las plantas con fungicida y evitar el riego por aspersión serían los consejos más importantes para tratar esta plaga.

Es conveniente aplicar un tratamiento en invierno y otro a principios de primavera, sobre todo en tiempos lluviosos pues la humedad acrecienta el crecimiento del hongo.

Además, es conveniente cortar las partes afectadas y deshacerse del material infectado para que no contamine las plantas sanas.
Afecta a muchas plantas de jardín como rosas, claveles, crisantemos, begonias, primaveras, asters, dalias, etc, especialmente cuando estas son cultivadas en invernaderos y el ambiente dentro de los mismos es demasiado húmedo o cuando las flores tienen las raíces demasiado secas.
Puede afectar también a muchas plantas de nuestro huerto, como melones, calabazas, melocotones o pepinos.
Mildiu:

mildiu

Mildiu en tomateras.

Otra enfermedad producida por hongos, que ataca con toda su virulencia en verano, pero que puede aparecer a finales de primavera, afectando tanto a las plantas de interior como azaleas, begonias o dalias, así como a algunas hortalizas, plantas perennes y algunos arbustos como las parras.

El aumento de la calor y la humedad favorecen su desarrollo.

La eliminación de las partes afectadas y la pulverización con fungicidas adecuados resultan eficaces.

Roya:

Roya

Roya

Enfermedades producidas por hongos principalmente de los géneros Puccinia y Melampsora.

Se produce sobre las hojas tanto en árboles como arbustos, plantas de interior, árboles frutales , verduras y hortalizas.

Se distinguen principalmente por la presencia de pequeñas manchas rojizas o marrones en el envés de las hojas, que son las esporas agrupadas en esta zona.

Por el haz de la hoja se corresponden con manchas amarillas.
Muchas flores como azaleas, crisantemos, claveles, Bocas de dragón, dalias, pelargonios, ficus o begonias son afectadas por este tipo de hongos, especialmente cuando se cultivan en invernaderos con mucha humedad en el ambiente o cuando se cultiva en casa y no se les proporciona un riego suficiente a las raíces.

La falta de riego debilita la resistencia de los ejemplares y puede ser una tan determinante de infección como el exceso de humedad.
Otras veces, en ciertas plantas, el ataque se produce sobre los tallos, originando una especie de pústulas de color marrón oscuro o amarillo naranja que, en los casos más graves, pueden ocasionar la muerte de los mismos.
Unas condiciones elevadas de humedad favorecen la dispersión de las esporas.

Otras veces estas son dispersadas por el viento.

Para disminuir los riesgos de infección es conveniente no juntar demasiado las plantas y distribuirlas en lugares ventilados.

Un mejor drenaje del suelo y una limpieza del mismo también favorecerá que la humedad remanente sea menor.

Es necesario quemar las hojas infectadas.
El tratamiento de esta enfermedad puede realizarse con la aplicación de fungicidas como mancozeb que impiden que la enfermedad progrese e invada las hojas no afectadas.

 

Antracnosis

Antracnosis

Antracnosis

O manchas foliares:

Son manchas de color marrón o gris rodeadas por un halo amarillo que se producen en las hojas inferiores.

Estas manchas generalmente van creciendo y producen la defoliación de las ramas o el árbol afectado.

Otras veces la parte manchada se desprende de la hoja y deja agujeros o pedazos vacíos en la misma.
Las manchas foliares las producen diferentes hongos ( Colletotrichum, Discula , Venturia, Gnomonia, Septoria, Marssonina, Phyllosticta, Physalospora, etc.)

La mejor forma de prevenir el ataque de estos hojas es realizar una buena limpieza de todo el material del suelo donde suelen hibernar estos parásitos.

En caso de árboles, es conveniente cortar las ramas o partes del árbol infectado así como controlar la salud del mismo con un riego y una fertilización adecuada.

Un análisis del material infectado nos proporcionará el tipo de hongo atacante para poder aplicar el fungicida adecuado.
Puede afectar a árboles forestales, como a árboles frutales u hortalizas.

 

pudricion

Hongo de la pudrición – mal blanco de las raíces ( Armillaria mellea)

Es un hongo que causa la muerte de muchos arbustos y árboles ( mangos, cerezos, melocotoneros, pistachos, almendros, albaricoqueros, ciruelos, papayos, coscoja, rosales, vides, etc. (Constituye uno de los principales parásitos de muchas plantas ya que el micelio se
instala en sus raíces y causa la putrefacción de las mismas.

Botrytis

o moho gris (Botrytis cinerea) Conocido también como ” hongo gris”.

Se produce cuando en el ambiente hay demasiada humedad, produciendo la podredumbre de la planta.

Aparecen manchas oscuras o grises sobre la misma en forma de moho.
Produce el ennegrecimiento de la inflorescencia.
El cultivo tradicional utiliza algún insecticida sistémico combinado con la eliminación de
las plantas afectadas.

Para prevenir las posteriores infecciones se recomienda dejar de cultivar plantas del género afectado durante 4 o 5 años, seleccionar semillas no
infectadas o esterilizarlas con agua a 45 ºC durante media hora.

Entre los principales tipos de botrytis tenemos las siguientes: Fuego de tulipanes ( Botrytis tulipae); enfermedad de las azucenas ( Botrytis elliptica); mancha de chocolale ( Botrytis favae)

 

 

 

 

Enfermedad del hollín:

 

enfermedades-fumagina-y-su-control-2

Enfermedad del hollín

Se caracteriza por una capa de color negro que mancha las ramas y las hojas del abedul.

Esta producida por las secreciones de insectos sobre las que se desarrollan numerosos hongos.

Este capa negruzca se puede lavar, aunque debajo de ella suele aparecer un tejido enfermo afectado por los hongos que se han desarrollado sobre el hollín.

En otras ocasiones, aunque el tejido no se encuentre dañado, la presencia de esta pátina negra impide que la planta respire adecuadamente.

Entre los insectos productores de la enfermedad del hollín.

Se encuentran los pulgones, áfidos, mosca blanca, etc.

La mejor forma de prevención o tratamiento de la enfermedad es el control mediante insecticidas de los insectos que producen el hollín.

 

Cribado_en_ciruelo
Perdigonada es una enfermedad que produce el hongo Clasterosporium carpophilum.
Se manifiesta en forma de puntos marrones que, al caer, producen agujeros en las hojas como si estuviesen afectadas por los perdigones del disparo de una escopeta.

Afecta especialmente a los ciruelos, cerezos y melocotoneros.

La solución se basa en proporcionar más fuerza a los árboles para que no se contagien ( Protección del frío, riego adecuado, abono foliar, etc) En caso de contagio, la solución sería utilizar un fungicida cúprico en verano.

Enfermedades producidas por bacterias
Las plantas son atacadas también por muchas bacterias.

Entre los más importantes tenemos:

tizon_foliar
Tizón bacteriano ( Pseudomonas syringae) :

Es una bacteria que penetra en el interior de los tallos a través de las heridas, cortes, heridas producidas por el frío, etc,.
En el interior de los tejidos produce una toxina ( siringomicina) que facilita el crecimiento de nuevas bacterias así como la producción de una proteína que facilita que la planta sea más susceptible a ser dañada por el frío.
Afecta a numerosas especies de plantas dado que existen diferentes variedades de esta bacteria.

Entre las más conocidas se encuentran:

Pseudomonas syringae pv. lapsa ( Tizón del trigo), Pseudomonas syringae pv. pisi (Tizón de las legumbres), Pseudomonas syringae pv. aptata ( Tizón de la remolacha) , Pseudomonas syringae pv. japonica ( Tizón de la cebada) Pseudomonas syringae pv. dysoxylis ( Tizón del kiwi), etc.
Esta enfermedad solo afecta a las ramas jóvenes del año anterior o a las estacas que han sido preparadas para nuevas plantaciones. En estas partes jóvenes se desarrolla un cancro negro o marrón rojizo que puede afectar desde un par de centímetros a toda la rama.

Afecta a las yemas que mueren y a las hojas que amarillean y se caen.
Para controlar esta enfermedad se requiere la poda de las ramas afectadas lo más pronto posible.

El uso de abonos nitrogenados a finales de verano resulta desaconsejado porque incentiva el crecimiento de la bacteria.

El control químico supone el uso de insecticidas cúpricos a principios de octubre y principios de noviembre.

Combatir los hongos de la huerta de manera natural y ecológica